ES ACONSEJABLE:

  1. Apagar cuando la vela tenga una capa de cera líquida en toda su superficie, esto es muy importante para que se consuma uniformemente, evitando que se queme haciendo agujeros.
  2. Apagar las velas con un apagavelas o con su tapa, de esta forma evitamos que la mecha pueda moverse al soplar provocando que luego no queme del todo bien.
  3. Cortar la mecha a medida que se va quemando la vela, antes de cada encendido, dejando aprox 1 o 1,5 cms de mecha. Esto favorece que el fuego esté cerca de la cera repartiendo el calor más uniformemente y quemando bien la vela. Evita que los trozos de mecha quemada caigan en la vela y la manchen.
  4. Para limpiar la superficie de una vela, que tenga polvo o restos de mecha quemada, se puede usar un trapo suave, con aceite de oliva. Hay que alejarlas de  corrientes de aire para evitar que se consuma irregularmente.
  5. Las velas, una vez apagadas también aromatizan los espacios, aunque con menos intensidad.

Compare